Blog

¿Qué hago si me retiran a los 50? Tengo alguna alternativa?

by jsantos in Blog 02/04/2017 0 comments

Los cincuenta años, cinco años arriba cinco años abajo, se han convertido en una edad en la que las empresas se separan de una gran cantidad de empleados de nivel medio y alto. ¿A qué se puede dedicar esa fuerza productiva que aún necesita generar ingresos?

Son empleados costosos y las empresas los sienten demasiado pegados a las sillas. Pasan a ser un obstáculo para el talento joven que necesita espacio y que además devenga un menor salario. Llega el momento de deshacerse de lo que ya comenzaron a sentir como un mal necesario.

La mayoría tiene los hijos en la universidad o ya trabajan. Si no es que están en un segundo o tercer matrimonio. La empresa piensa que con la indemnización les dará tiempo a buscar un nuevo trabajo.

• ¿A qué me puedo dedicar? –me preguntan algunos. Lamentablemente no es fácil conseguir otra empresa interesada. Mucho menos que esté dispuesta a pagarnos igual. Se confía en los menos costosos aunque al final salgan más caros. Muchas veces ha sido la recomendación de un asesor cuya importancia es mostrarle al dueño que la nómina mensual está más baja.

• Dedicarse a la venta es la primera opción que veo. Siempre digo que el que sabe vender no tiene razón para pasar hambre. Ya sé que para muchos es como mencionarle a su madre de mala manera. La razón por la que estoy convencido de que debe ser la primera opción es porque a nadie le importa la edad de un vendedor que vive de comisiones. Aunque estoy de acuerdo con algunos que consideran que las ventas no son para ellos…no con todos, con algunos.

• Le podría recomendar buscar un empleo, pero sé que es un camino muy largo y lleno de decepciones. Los reveses emocionales son peligrosos, pueden desencadenar una ola de desánimo y hasta depresiones. No deje de intentarlo, si desea, pero no cierre las puertas a la opción de aprender a vender.

•¿Vender qué? Un producto que lo sorprenda, del que se apasione, uno que le haga poner la camiseta. No es vender por vender, es realmente empoderarse. La idea de ganar dinero no es lo que nos debe mover, sino sentir que estamos ayudando a otros a cubrir sus necesidades. Sentirnos profesionales, útiles y llenos de energía. Como consecuencia viviremos mejor.

Hay muchas técnicas de ventas, muchos maestros y muchos libritos. Aprenda de todos y elija el que más le acomode… terminará desarrollando el suyo. Si quiere conocer el mío lo encuentra en mi libro: Ventas, Oratoria y Lenguaje del Cuerpo, que además tiene una parte dedicada al marketing personal, herramienta clave para dar a conocer lo que vendemos sin necesidad de presupuesto. Cursos gratis de diversos profesores los encuentra en la red.

•¿Cuánto necesito producir neto cada mes? Ante todo debe calcular el número mágico. No todo producto o empresa tiene el potencial de llenarle su cuenta con ese monto. No debería arrancar a vender medias al detalle si tiene que vender un número imposible de medias. Quizá debería también vender joyas o algún otro objeto o servicio. Lo importante es que vea alcanzable el número que busca. Puede ser a corto o mediano plazo. No puede pensar en el largo plazo, en ese tiempo el monto a alcanzar es el de su tranquilidad financiera, no el de cubrir gastos.

 

Articulo por |Diego Sosa para Diario Libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *